584

584

HOY, día 584, ya no puedo arrastrar mi mochila ni un centímetro más. Es demasiado pesada, y el camino hasta la cima largo y duro. A lo largo de muchos años, incluso mucho antes del día 0 del año 0, he ido acumulando viejos trastos  inútiles. ¿Resultado? Mi mochila es más como el bolso de Mary Poppins con síndrome de Diógenes que un kit de herramientas imprescindibles para disfrutar de mi andadura por la vida.

¡No puedo ir contra las leyes de la física! Según aparece en Wikipedia:

La fuerza máxima de rozamiento es directamente proporcional a la fuerza normal que actúa entre las superficies de contacto.

En general, la magnitud o módulo de la fuerza normal es la proyección de la fuerza resultante sobre cuerpo sobre el vector normal a la superficie. Cuando la fuerza actuante es el peso, y la superficie es un plano inclinado que forma un ángulo α con la horizontal, la fuerza normal se encuentra multiplicando la masa por la gravedad.

Conclusión: Mi pequeño cuerpo ya no tiene suficiente fuerza para contrarrestar la fricción del peso muerto de mi mochila y poder ponerse en movimiento. Necesito revisar mi equipaje y  quedarme  únicamente con aquello indispensable para alcanzar mi destino.

El día de mañana, cuando la superficie sea favorable, la ligereza de la carga me permitirá correr velozmente y llegaré  incluso más lejos de lo que jamás hubiese imaginado. Ser veloz me hará fuerte. Ser fuerte me hará confiar en mi misma y con seguridad podré decir que NO necesito ningún trasto viejo NUNCA más.

Y tú, ¿qué llevas en tu mochila?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s