Una nueva etapa

Una nueva etapa

Un número, una mochila, las leyes de la física… quien lea esto quizás esté pensado que me estoy volviendo loca o que cuando escribí el post de ayer estaba sentada en una terraza junto a un grupo de jóvenes fumando unos porros.  Sin embargo, el motivo de ese primer post no era sino transmitir el motivo máximo que me llevó a abrir este blog. Vale, sí, tienes razón, si ese era el objetivo, probablemente no lo conseguí, pero para eso está este segundo post de hoy, ¿no? 🙂

Ayer se cumplieron 584 días desde que M y yo comenzamos el gran proyecto de nuestra vida en común: aumentar la familia. Tras 3 ciclos de citrato de clomifeno, 1 embarazo, 3 semanas de sustos y pérdidas, aborto a las 10 semanas, otros 4 ciclos de clomifeno y 2 Inseminaciones Artificiales (IA) fallidas,  en el día de hoy seguimos en nuestro empeño por nuestra gran ilusión.

Ha sido un invierno muy muy muy duro para los dos. M cambió su puesto de trabajo en la empresa para la que trabaja (afortunadamente se trató de un ascenso por su buen hacer), lo que significó una mayor responsabilidad y dedicación por su parte. Tuvimos la mala suerte de que este hecho sucediera poco tiempo después de que nuestro pequeñ@ decidiese abandonarnos, el día 11 de Noviembre de 2014  😦

Al principio busqué refugio en mi trabajo. Tras 3 semanas de baja laboral con grandes sufrimientos cada vez que iba al baño y veía las manchas de sangre en el papel, el aborto casi resultó ser un alivio. Quería trabajar mucho para mantener mi mente ocupada y olvidar pronto. Sin embargo, a las pocas semanas, la tristeza se apoderó de nuevo de mi.

Volvimos a reiniciar los ciclos de citrato de clomifeno en cuanto nos dijeron que podíamos retomar la búsqueda. Sin embargo, ninguna otra vez la suerte volvió a estar de nuestro lado.

Mes tras mes, regla tras regla, el dolor emocional  iba en aumento. Las largas tardes de invierno sola no me ayudaban.

Busqué refugio en los blogs sobre infertilidad, donde algunas chicas en mi misma situación contaban sus experiencias. Lejos de ser una ayuda para mí (con esto no quiero decir que realmente no lo sean para otras personas), me creaban ansiedad y a la vez adicción. Cada día consultaba nuevas historias, muchas veces con la motivación de responder a las numerosas dudas que no terminaba de resolver en las distintas consultas médicas. Me veía reflejada en esas historias y las hacía mías. Contaba los días, hoy deseaba que fuese mañana y mucho mejor,  pasado mañana. Necesitaba que el tiempo pasase rápido para poder ser finalmente feliz.

Siguieron los ciclos de inseminación artificial, y, poco a poco, yo seguía hundiéndome…

No fue una revelación sino más bien una necesidad.

NO QUIERO QUE MIS HIJOS VENGAN A DAR SENTIDO A MI VIDA, MIS HIJOS HAN DE VENIR A UNA VIDA CON SENTIDO.
Sé que en mi mochila tengo todo aquello que necesito para caminar por esa vida con sentido. Lo tengo pero no lo encuentro, no lo veo. Un montón de cosas viejas e inútiles esconden mis herramientas; trastos pesados que no me dejan avanzar con viveza; basura maloliente que me impide disfrutar del aroma fresco del sendero.
ES HORA DE PONER UN POCO DE ORDEN EN MI MOCHILA.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s