¡¡¡Beta positiva!!!

¡¡¡Beta positiva!!!

Síiiiiii……..908 días después de iniciar nuestra búsqueda por fin puedo gritar que ¡estoy embarazada!…… ¡¡¡¡¡por finnnnnnnnnn!!!!!

Todo el esfuerzo ha merecido a pena. Y como todo aquello que cuesta millones de lágrimas, conseguirlo nos ha hecho alcanzar el éxtasis extremo.

Hemos luchado muchísimo y nos hemos merecido esta victoria. ¡¡¡¡Somos unos campeones!!!!

Hay que ser cautelosos y esperar a pasar la frontera de los 3 meses antes de confirmar que todo este sueño es una realidad, pero vamos a intentar saborear esta dulce etapa que tanto hemos deseado.

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Técnica Pomodoro

Técnica Pomodoro

Estos dos últimos meses en el trabajo estaba muchas veces  en el bucle:

[baja concentración –> bajo rendimiento –> culpabilidad –> desmotivación] (repeat)

Y me costaba mucho salir de esa rueda.

Un día leyendo por Internet encontré una técnica llamada técnica Pomodoro (llamada así por el reloj de cocina con forma de tomate que hay en muchas casas) para mejorar la administración del tiempo y decidí aplicarla para esos momentos en que me cuesta motivarme para sacar buenos resultados en el trabajo.

egg-timer-154763_640.png

Es una técnica muy sencilla. Se trata de ponerte una cuenta atrás de 25 minutos (yo uso un temporizador online para controlarlo), tiempo durante el cual realizarás una tarea que te hayas programado que necesita esa dedicación y comprometerte a terminar ese trabajo en ese tiempo. Es importante evitar distracciones. Al cabo de tu jornada de trabajo habrás realizado unos 10 ó 15 pomodoros, y habrás alcanzado unos objetivos concretos.

La técnica también permite incluir intervalos de 5-10 minutos de descanso entre pomodoros, que yo uso para leer correos, contestar a los chats de trabajo, tomarte el almuerzo de media mañana o salir al baño. Al final del día te darás cuenta de que vas avanzando con tus tareas, lo cual genera satisfacción y motivación.

A mí me ha venido bastante bien para esos días de bajón que no hay forma de salir del bucle pesimista. Tengo la suerte de que mi profesión es muy creativa y me permite estos modelos de planificación, pero entiendo que no todo el mundo puede hacer uso de este tipo de estrategias para hacer su jornada más agradable, aunque sí creo se puede aplicar en casi todos los trabajos de oficina.