La felicidad del ignorante

La felicidad del ignorante

¡Qué levante la mano el que ha corrido a ver el resultado de un examen segundos después de que el profesor colgase la lista en el tablón de anuncios de la Universidad! ¡o la que no ha podido esperar a hacerse la beta y 2 días antes ya ha probado a ver si se veía la segunda rayita de un test de embarazo!

¡Señores y señoras! Aunque no lo creáis, aunque mi marido crea que soy la persona más impaciente del Universo…. yo suelo meditar acerca de cuándo es el mejor momento conocer ese dato y prefiero esperar a ese mejor momento, aunque me coma la incertidumbre.

Hace mucho tiempo que pienso que soy adicta a la protección emocional. Me cuesta enfrentarme a los eventos fortuitos que causan dolor. Me considero una persona pesimista, y eso hace que ante un dato incierto, siempre tienda a pensar que se resolverá como negativo y por lo tanto me causará dolor.

Me he acostumbrado a vivir la duda y la incertidumbre como un estado confortable, y a prolongarlo al máximo siempre que he podido.

Creo que la primera vez que fui consciente de mi adicción fue cuando rompí mi relación con mi anterior pareja y me di cuenta de todos los años que había vivido sin hablar las cosas con sinceridad. Tenía miedo a saber la verdad, porque la verdad me haría sentir la necesidad de tomar decisiones drásticas muy dolorosas. Y aprendí a vivir en la ignorancia y sobre ella construía mi propia interpretación de la realidad. Pensaba que las cosas serían como yo quería que fueran y me negaba a saber cómo realmente eran. Vivía en un eterno Carnaval.

Creo que ye mejorado muchísimo en este aspecto. Poco a poco voy aprendiendo que prolongar el conocer una realidad negativa no me hace sufrir menos, al contrario, sufro 2 veces: el periodo de incertidumbre y después el de duelo. Sin embargo, creo que en ocasiones todavía no consigo salir de la zona de confort de la ignorancia.

 

 

Anuncios
Hematofobia

Hematofobia

Si parecían pocos todos los conflictos que se esconden dentro de mi cabecita, aquí hay uno más: soy hematofóbica. Y no es sólo que mire hacia el otro lado durante los 30 segundos que dura que una enfermera agarre mi brazo, ate la goma verde con tanta fuerza como si le hubiese quitado el novio, de golpecitos con su dedo sobre la venita hasta que ésta esté hinchada, pinche una aguja, extraiga la sangre, quite la aguja, apriete con un algodón y ponga una tirita. Para mí es un verdadero logro conseguir no desmayarme durante ese proceso (uff, sólo de pensarlo ya me estaban subiendo los calores). ¡Incluso me da pánico quitarme la minúscula tirita redonda al llegar a casa! De hecho, muchas veces en invierno, que no se me ve el brazo y no tengo que dar explicaciones, espero a que se caiga sola en alguna de las sucesivas duchas 😛

Hemofobia

No es miedo a las agujas, ni a los pinchazos ni al dolor , es verdadero pánico a la sangre humana. Soy capaz de inyectarme las hormonas de los tratamientos sin sentir una pizca de ansiedad, ver la sangre de los animales en una carnicería y pescadería, incluso manipular yo los productos crudos. Sin embargo, no necesito ver una sóla gota de sangre para que si alguien me habla de alguna experiencia en la que ésta esté presente y acto seguido yo me caiga larga al suelo.

La hematofobia es algo que siempre he querido superar, pero ha empezado a preocuparme más a raíz de empezar a buscar embarazo. En primer lugar porque un embarazo implica un parto y, en segundo lugar, porque necesito poder saber auxiliar a mis niñ@s cuando se me descalabren. Ya de paso, no me voy a olvidar de M, el pobrecito, que también podría ser que un día de estos tenga un pequeño accidente en casa y yo no llegue ni  a llamar al 112. Y el caso más importante, ¿qué pasa si me ocurre algo a mí estando sóla?

Considero que este miedo no nació conmigo, sino que lo adopté en algún momento posterior de mi vida. Recuerdo que de niña rasgué mi lengua con los dientes al tropezarme y caer cuando corría, un atrapón de los dedos con la puerta del coche, y ya de adolescente, una caida con una bici que no tenía frenos (sí, es verdad, poco talento tenía!!!!); pero no recuerdo haberme demayado en ninguna ocasión.

Muchas veces intento pensar en si hubo algún momento traumático en mi vida que hizo que surgiera ese temor. Yo creo que la primera vez que me ocurrió fue  tras la depresión, pero también es verdad que hasta entonces apenas me habían hecho analíticas de sangre y casi no había tenido oportunidades para que se manifestase. A veces pienso si es que mi mente se sentía segura con mi anterior cuerpo y, tras perder peso, empezó a sentirse débil ante cualquier alarma que advirtiese posibilidad de pérdida de sangre. Otras veces pienso si siempre he tenido esta fobia pero se intensificó durante los 3 años en los que estuve viviendo sola al igual que llegó el insomnio (en otro post hablaré de ello). Pero no soy capaz de encontrar la razón por la cual llegué hasta tal extremo de empezar a perder la consciencia un día que me hice una pequeñisima herida en un dedo cuando estábamos viviendo en Barcelona (punto más crítico de esta fobia no por sus grandes consecuencias sin por lo pequeño del incidente y por no ser capaz de mantener la calma hasta que M me pusiese una tirita).

Así que, hace ya aproximadamente 1 año, decidí que tenía que empezar a trabajar para superar este miedo y busqué la ayuda de un psicólogo. (En otros posts hablaré de técnicas para superar esta fobia y de cómo lo voy llevando)