Registro de síntomas de las enfermedades del alma

Registro de síntomas de las enfermedades del alma

Otra vez tengo deberes. En este caso tengo que elaborar un registro de situaciones angustiosas durante estos días para ver si encuentro un patrón que se repita y que me permita saber en qué momentos tengo que trabajar para evitar las enfermedades del alma. Posteriormente, intentaremos acotar esos momentos que dedico a pensar en los problemas relacionados con la infertilidad, que son 100% inútiles hoy por hoy hasta que no tengamos nuevos datos.

NOTA: Los niveles los calculo subjetivamente en una escala de 1 a 10.

16 Junio 2016 (Jueves) – MEDIANAMENTE BIEN

  • Al levantarme vuelvo a tener esa sensación de que estoy viviendo una verdadera pesadilla (10 minutos)
  • En el descanso del almuerzo del trabajo siento DESESPERANZA de nivel 5, pienso que nunca voy a ser madre (20 minutos)
  • Tras la comida consulto twitter, lo que provoca PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5 (20 minutos)
  • Salgo a tomar el sol y me pongo a leer un libro (1 hora y 30 minutos). Un 60% del tiempo tengo PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5.
  • Salgo a correr durante 30 minutos por el parque.  Veo a las mamás y a los niños en el parque y siento INFERIORITIS de nivel 5.
  • Tras la cena me pongo con twitter y de nuevo PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5 durante 30 minutos.

 

17 Junio 2016 (Viernes) – MAL

  • Mientras me plancho el pelo y me maquillo, y hago la cama (40 minutos) tengo PENSAMIENTOS RUMIATIVOS y DESESPERANZA de nivel 6.
  • Mientras trabajo me desconcentro constantemente. Pienso en el momento que tenga que ir a visitar a mis hermanos al hospital cuando tengan sus bebés. PREOCUPACIÓN de nivel 6.
  • A las 19:00 toca ir a la compra y voy a un supermercado que no suelo ir y mando a mi marido a comprar las cosas que requieren ir a sitios fuera de mi zona de confort. Mi marido me propone pasar el fin de semana con su familia y mi madre me propone salir a ver el concierto de la banda. No quiero hacer ninguna de esas cosas y me produce TRISTEZA nivel 8. Siento que no hago lo que mis padres y mi marido esperan de mí y mis miedos no me dejan hacer las cosas que habitualmente solía hacer. Siento que no saldré de ésta.

 

18 Junio 2016 (Sábado) – MUY MAL

  • 8:00, me levanto y me acuerdo de la situación angustiosa de ayer. PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5. Me consigo volver a dormir y tengo pesadillas.
  • 10:00, me pongo a planchar y todo el rato tengo PREOCUPACIONES y PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5. De nuevo me veo en el hospital visitando bebés, haciéndoles regalos, yendo a cumpleaños, bautizos, a comidas de Navidad, etc.
  • 12:00, me consigo entretener limpiando la fachada.
  • 14:00. Estoy sola y veo una noticia que me hace empezar a tener ANSIEDAD y PENSAMIENTOS CATASTRÓFICOS (tengo algo muy grave, me voy a morir pronto, etc) de nivel 9.
  • 18:30. Salgo a correr y me encuentro un poco más aliviada
  • 21:00. Cervecita y cena fuera de casa. Muchísimo mejor

 

19 Junio 2016 (Domingo) – REGULAR

  • Por la mañana hago una tarta, estoy entretenida y me encuentro bastante bien
  • 16:00. Vuelvo a tener ANSIEDAD y PENSAMIENTOS CATASTRÓFICOS (tengo algo muy grave, me voy a morir pronto, etc) de nivel 6.
  • 19:00, quedamos con unos amigos, me entretengo y me encuentro bastante mejor
  • Tras la cena, veo la televisión y a la vez hago tricot y consigo frenar mucho cualquier pensamiento irracional

 

20 Junio 2016 (Lunes) – MEDIANAMENTE BIEN

  • Tras la comida, vuelvo a tener ANSIEDAD y PENSAMIENTOS CATASTRÓFICOS (tengo algo muy grave, me voy a morir pronto, etc) de nivel 3. Como estoy con mi madre , aunque preocupada, estoy bastante tranquila.

 

21-22-23 Junio 2016 (Martes, Miércoles, Jueves) – BASTANTE BIEN

  • Estoy bastante entretenida durante la mañana con el trabajo, no me despisto mirando cosas en Internet y estoy motivada. El tener la tarde libre para hacer mis cosas también me hace que no se me haga pesada la jornada laboral. Por la tarde salgo a tomar el sol, hago deporte, incluso el miércoles hago tareas de limpieza y consigo frenar bastante los pensamientos rumiativos. El miércoles también estoy animada para salir a una terraza a tomar una cerveza. El sentirme bien también me hace volver a tener un poquito de ilusión por las cosas.

 

24 Junio 2016 (Viernes) – MAL

  • A primera hora tengo consulta con la inmunóloga. Revisamos las analíticas, me manda otras muchas y de nuevo me sugiere hacer dieta de azúcar y gluten. Añade nuevos medicamentos a todo lo que venía tomando. La DESESPERANZA, PREOCUPACIÓN y PENSAMIENTOS RUMIATIVOS aparecen de nuevo con nivel 8.
  • Para más inri, en el trabajo me cae un marrón del 15, de los gordos gordos. Entonces llega la TRISTEZA con nivel 7. Estoy un rato llorando, vienen mis padres a verme antes de comer pero tengo que seguir trabajando. Estoy bastante desconcentrada hasta que termino la jornada.
  • Tras la comida salgo a tomar el sol, y sigo con PREOCUPACIONES y PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 6.
  • Me animo a ir a comprar a un supermercado grande, donde sé que voy a encontrarme a gente conocida. Nos encontramos al padre de un amigo, y habla de niños que han nacido y bromea sobre los nietos que desea tener. Me desconcentro mientras habla y vuelvo a tener PREOCUPACIONES y PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 7.
  • Tras la compra, salimos a tomar una cerveza, vemos una película, etc. Me encuentro un poco más animada pero no es al nivel que me encuentro entre semana.

 

25 Junio 2016 (Sábado) – REGULAR

  • Durante la mañana estoy más o menos bien, me acuerdo de la visita con la inmunóloga y sigo con PREOCUPACIÓN y PENSAMIENTOS RUMIATIVOS de nivel 5 (¡algo mejor!)
  • Tras la comida surge un plan con amigos y yo no tengo ganas. Esto me hace sentir un poco mal, sobre todo porque hago que M diga que no a un plan que quizás sí que le apetecía porque le hacía desconectar. Cambiamos el plan por salir a dar un paseo con la bicicleta. El deporte y el aire libre me hace sentir bien. Preparo una pizza y vemos una película.

 

26 Junio 2016 (Domingo) – MEDIANAMENTE BIEN

  • M y yo salimos de excursión mano a mano. Una caminata de 6 horas!!! A la ida me encuentro genial, hablamos de las elecciones y de temas variados, estoy entretenida. A la vuelta hay más momentos de silencio y mi cabeza no para de pensar en el momento en que tenga que ir al hospital a ver a mis nuevos sobrinos, a que no tengo ninguna gana de ir al bautizo, en la boda de Septiembre en la que coincidiré con mis hermanos, en el cumpleaños de mi padre, en las Navidades…. Preocupaciones de nivel 6.
  • A la vuelta de la excursión vamos a comer unos helados y estamos en la plaza con muchos niños, muchos carritos, muchas embarazadas y justo en la mesa de al lado hay una chica que comenta su reciente embarazo. Me hace ponerme un poco TRISTE (nivel 6), aunque consigo que no me desborde.
  • Consigo el reto que me planteó mi psicóloga. Bajo a dar un paseo y estar una terraza fuera de mi zona de confort. No me encuentro en ninguna situación incómoda.

 

27-28-29 Junio 2016 (Lunes, Martes, Miércoles) – BASTANTE BIEN

  • Se cumple el patrón de la semana anterior

 

 

 

Anuncios
¡¡¡Feliz Cumple-Blog!!!

¡¡¡Feliz Cumple-Blog!!!

Y 584 + 366 días después sigo aquí, con una mochila muchísimo más pesada, varios tratamientos más a mis espaldas y un reloj que no para de hacer TIC-TAC-TIC-TAC-TIC-TAC….tu tiempo pasa….

¡Hoy mi blog cumple su primer añito!

 

first-birthday-309189_640

 

Este año ha sido muy duro, muchísimo, pero mi querido blog me ha ayudado a desahogarme, a reflexionar, a discutir algunos pensamientos irracionales, a poner en practica los consejos de mi psicóloga, a compartir pequeñitas píldoras de alegría en forma de la música que más me gusta, a ser consciente de que tengo muchísimas cosas buenas, a descubrir experiencias desconocidas, a vivir el presente aunque sea con dolor, a conectar con otras chicas en mi misma situación…

Pero sobre todo, este espacio me ha permitido expresar mis sentimientos de una forma sincera y ordenada, sentimientos crudos, sin ningún tipo de condimento. Abrirme de esa forma ha facilitado el encuentro conmigo misma pero sobre todo alcanzar una gran compasión mutua con mi pareja.

¡¡¡FELICIDADES, MI MOCHILA EMOCIONAL!!!

 

4 Junio: Día mundial de la infertilidad

4 Junio: Día mundial de la infertilidad

Hoy quería dedicar esta entrada a tod@s los luchador@s que actualmente están en plena batalla para superar la infertilidad, a todos aquellos que consiguieron vencerla y hoy se asoman a la cuna de su hijo agradecidos por aquel milagro que un día sucedió y llenó de luz sus vidas, y por supuesto también a todos aquellos que un día tuvieron que decir: ¡basta ya, no puedo más!

woman-924445_640

Y en especial quiero mandar un fuerte abrazo a toda la #infertilpandy, un grupo de personas con grandes valores con un único objetivo: que la infertilidad no acabe con la ilusión y la esperanza de nadie.

Para todos vosotr@s, que sois tan fuertes y a quienes yo os admiro por actos que para mí son verdaderamente heróicos:

¡¡¡Ánimo, mis valientes!!! ¡¡¡Sois tod@s un@ verdader@s campeon@s!!!

ALGÚN DÍA LO LOGRAREMOS

 

Los fantasmas del aborto

Los fantasmas del aborto

A los pocos días de conocer la noticia de que íbamos a ser papás los fantasmas del aborto se instalaron en mi cabeza. La primera euforia había pasado y todavía quedaban alrededor de 10 días hasta poder tener nuevas evidencias de que 1 ó 2 nuevas vidas se estaban gestando en mi interior. Y lo único que tenía que hacer yo era tener paciencia y dejar pasar el tiempo.

Empecé a tener ganas de orinar mucho más frecuente de lo normal, sin embargo, tenía pánico a ir al baño, bajarme las braguitas y ver allí la primera mancha de sangre que me indicase que iba a suceder lo mismo que la otra vez. Y en el caso de que la prueba de la ropa interior fuese superada, todavía me quedaba el test del papel.

La progesterona no ayudaba, esa cápsula pringosa que se iba disolviendo y dejaba la zona húmeda, hacía que tuviese dudas acerca de si aquella humedad estaba escondiendo otro indeseado fluido que hubiese podido aparecer desde la última vez que había ido al baño.

Estaba muy inquieta. EL nerviosismo me generaba todavía más ganas de ir al baño, y cuando pensaba que tenía que ir al baño, prolongaba esa angustia para evitar el dolor de encontrarme con una durísima realidad.

Si M estaba en casa, le pedía que me acompañase a orinar para sentirme protegida, y celebrábamos cuando el papel nos confirmaba que no había aparecido lo que no queríamos ver.

Hoy por hoy, todavía me invade esa preocupación. Creo que he conseguido que no me paralice, que me permita ilusionarme con mi embarazo e incluso hacer algunos planes para cuando nazca el/los bebé(s). Pero continuamente recuerdo aquella mañana en que rescaté a  mi querido angelito de 2cm en un trozo de papel higiénico al limpiarme, evitando que se fuese por la taza del inodoro. Recuerdo la sangre y la contracción que sentí aquella noche. Y tengo pánico a que todo eso se repita.

El miedo de una mujer embarazada tras un aborto es grande, el miedo de una mujer infértil que ha conseguido embarazarse tras varios tratamientos es enorme. ¡Imaginad cómo puede ser el miedo de una mujer infértil que ha conseguido embarazarse tras un largo proceso de fertilidad y un aborto previo!  TERRORRRRRR

Sé que va a ser muy duro hasta que pase el hito de la semana 10. No puedo evitar comparar los datos con la anterior gestación y me va a costar mucho abstraerme de ello. Pero tengo que conseguir confiar en que esta vez va a ser la buena, en que todo esto va a salir bien….porque lo merecemos y porque nuestro(s) embrioncito(s) también lo merece(n).

*********************

Te echamos de menos garbancito, te queríamos y siempre te querremos. Nunca podré olvidarme de tí. Allí donde estés, por favor, piensa en que gracias a tí, mamá y papá han sido capaces de luchar por la vida de tus hermanitos. Tú les distes el valor, el coraje y sobre todo la ESPERANZA. 

 

 

La frustración de no encontrar el amor

La frustración de no encontrar el amor

Hoy quería dedicar unas a las palabras a aquellos que sueñan con encontrar el amor de su vida y no consiguen encontrarlo.

El amor frustrado es un sentimiento que puede ser todavía más duro que el que sentimos l@s infértiles. Lo sé, porque antes de ser infértil, también descubrí lo duro que era afrontar la vida en solitario para alguien al que desea tener pareja. Y hoy por hoy, habiendo vivido ambas situaciones, puedo decir que a mí me resultó mucho más duro lo primero.

La soltería no puede solucionarse en una clínica; no es cuestión de dinero, de intentos o de buscar alternativas. Encontrar una buena media naranja es muy difícil para quien no se conforma con un medio pomelo, limón, lima o mandarina. Y puede depender de una simple casualidad que nunca puede llegar a darse.

Reconocer que estás buscando pareja es un tema incluso más tabú que explicarle a alguien que necesitas ayuda de la ciencia para ser mamá/papá, y mucho más en el caso de las mujeres. Nos avergüenza reconocer que no tenemos pareja pasado los 30 y solemos recurrir a ¡con lo bien que vivo sólo sin nadie a quien dar explicaciones!  o a un ahora mismo no es el momento.

Hay quien, a la desesperada, inicia relaciones que difícilmente pueden acabar bien. Otros simplemente lo intentan, una y otra vez, sufriendo continuos rechazos. La frustración y las ganas de que el amor llegue pronto, les hace actuar sin tener claro qué es lo que se busca y qué no. Y los continuos fracasos no hacen sino incrementar todavía más el pesimismo y la frustración.

Hace poco me di cuenta que hay personas sin pareja que pueden tener sentimientos hacia los matrimonios felices similares a los que tenemos las infértiles hacia las embarazadas, que prefieren estar en entornos en que haya mayoría de singles y evitan encontrarse con situaciones que desearían para ellos.

Siento una enorme compasión por estas personas, porque me veo reflejado en ellas. Me encantaría que comprendiesen cómo les entiendo, aunque seguramente ellos piensen que me es muy fácil decirlo porque yo sí tengo pareja, como yo pensaría de una amiga que dice comprenderme teniendo ya en sus brazos a su bebé.

Y me gustaría que acudiesen a mí, a pedirme consejo sobre cómo afrontar una situación así, y que no me vean como un alma enamorada sino como alguien que luchó con toda su energía por encontrar a su compañero.

 

 

 

 

Afrontar la betaespera con ilusión

Afrontar la betaespera con ilusión

Estoy en puertas de la betaespera de mi 3ª FIV y quiero que esta vez todo sea distinto: me he propuesto afrontarla con ilusión.

Me considero una persona pesimista y suelo pensar que es imposible que yo vaya a ser tan afortunada de poder quedarme embarazada incluso después de 2 años y medio intentándolo. Por lo tanto, una vez tras otra, anticipo el fracaso y lo asumo de tal forma que mi cabeza empieza a pensar en el plan alternativo mucho antes de saber ningún resultado. Pienso que la suerte ha sido creada sólo para los demás, y me es muy difícil cambiar el cristal de mis gafas.

Hace poco asistí una charla de una psicóloga especialista en tratar a pacientes de Reproducción Asistida, quien nos explicó que anticipar un resultado negativo de un proceso no resuelto es la forma que tenemos nosotras de tomar las riendas de una situación llena de incertidumbres.

La mayoría de las mujeres sentimos la necesidad de controlar todo lo que ocurre en nuestras vidas. La Reproducción Asistida ha avanzado mucho en los últimos años, pero todavía hay factores que la ciencia no es capaz de controlar. Esa falta de control nos crea mucho desconcierto y proyectamos esa necesidad de tenerlo todo bajo control en una postura pesimista. Pase lo que pase, pensar con pesimismo es lo mejor. Si el resultado es positivo, el estado de euforia hará que me sea indiferente haberme equivocado en mi predicción, y si es negativo, podré decir: “Ya lo sabía” y no quedaré  ante los demás como una tonta ilusa.

Muchas veces creemos que evitar ilusionarse hará que la caída nos duela menos. Aquí aparece de nuevo una forma de tomar el control de una situación incierta, intentando reprimir nuestras emociones. Pero esto no es así, un negativo nos va a causar dolor, llegue como llegue y cuando llegue. Así que esa forma de actuar sólo lleva al sufrimiento.  Entonces…¿por qué no afrontar la espera con ilusión y esperanza?

person-1031023_640

Intentaré hacer mi espera más dulce…

…preparando un cómodo y cálido lecho donde acogeré a mis pequeños embriones

…sintiendo 2 nuevas vidas dentro de mí

…dándoles sus primeros paseos dentro de mi tripita

…haciéndoles escuchar música por primera vez

…tejiendo con cariño unos pequeños patucos para ellos

…hablándoles de lo buena persona que es su papá

…proyectando en mi mente imágenes de mis bebés en brazos, de cómo serán y qué quiero enseñarles, sonriendo ante sus carcajadas de felicidad