Mindfulness: Disfrutando el ocaso del solsticio de verano sobre ruedas

Mindfulness: Disfrutando el ocaso del solsticio de verano sobre ruedas

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando llega el buen tiempo es salir con mi bicicleta por los caminos circundantes a mi ciudad, aprovechando que alarga el día.

Tengo una bicicleta muy básica que compré en Decathlon hace unos 4 años.  Me costó 99€, y ya está más que amortizada. No tiene amortiguación y, como siempre ruedo por caminos, cuando estos son pedregosos  los brazos pican;  por contra, no me molesta el culete al día siguiente de una escapada, ¡y eso que no uso culotte!  (he debido hacer callo 🙂  ) El cambio de marchas tampoco va muy fino y a veces tengo que subir las cuestas en plato mediano. A pesar de todo, tengo cariño a mi bici y me gusta salir con ella a menudo, la mayoría de las veces sola y otras me acompaña M, como ayer.

Normalmente, mientras mis piernas pedalean, mi mente vuela, reviviendo el pasado e imaginando el futuro. Siento rabia por no poder cambiar lo que ya sucedió y me anticipo a lo que todavía no ha ocurrido. No paro de consumir pensamientos tóxicos. En ese espacio tan abierto mi alma no tiene límites, se siente libre.

Conforme crece la melancolía mi cuerpo se revela y se esfuerza más y más para demostrar a mi mente lo que es capaz de hacer; se siente obligado a reforzar mi autoestima. Y sólo de esta forma, consigo un equilibrio emocional.

Pero esta vez no iba a dejar volar a mi mente a su libre albedrío, le iba a marcar unos límites.

Ayer eran las ocho y pico de la tarde cuando salimos de casa en dirección a un santuario que hay en lo alto de un monte cerca de mi ciudad (cuando hablo de mi ciudad me refiero a una población de 18000 habitantes) . Comenzaba el ocaso.  A ratos, M y yo conversábamos de forma animada, otros ibamos uno detrás del otro, ocasiones para el libre pensamiento individual. Y esta vez obligué a mi mente a permanecer en el presente, escuché el sonido de las ruedas sobre el camino, sentí el frescor del aire rozar mi cara y mis brazos en los descensos y el calor de los últimos rayos de sol en los ascensos, observé los colores del ocaso. Fui consciente de lo especial que era ese día y lo delicioso que era compartirlo con la persona que más quiero.

Esta técnica de concentrar la atención del momento presente la aprendí en un taller al que asistí el pasado mes de Mayo. El concepto se denomina mindfulness y me gustaría leer más sobre ello. Conforme vaya  aprendiendo más cosas sobre el tema iré incorporando información al blog.

Anuncios
La mujer invisible

La mujer invisible

Si algo tienen los tratamientos de fertilidad es que limitan mucho tu vida. Durante los primeros días has de estar pendiente de inyectarte diariamente tus dosis de hormonas (que han de guardarse en la nevera) siempre a la misma hora, además, durante ese tiempo, unas 2 veces por semana, se han de seguir controles ecográficos en la consulta de tu ginecólog@, y finalmente, durante el resto del ciclo hasta la betaespera, debes hacer reposo relativo, comer, beber y comportarte como una embarazada. Apasionante 🙂

Hace unas semanas viajé sóla a Nueva York. Llevaba demasiados meses renunciando a muchos planes tanto personales como profesionales y, tras mi segunda IA, aproveché una oportunidad que surgió en mi trabajo y que, más o menos, cuadraba en mi calendario ovulatorio para tomarme un pequeño respiro.

 ¿sola? ¿a cruzar el charco? ¿en tu estado? ¿ y si estás embarazada?

Pero estaba completamente decidida; lo necesitaba. Todo esto estaba acabando con mi autoestima; me agobiaba el día a día, mi entorno, la rutina. Tenía mucha ansiedad.

Desde hace más de 7 años no tengo miedo a la soledad. La soledad no es algo que me guste, pero por circunstancias de la vida he tenido que aprender a estar sola (en otro post hablaré de ello).  Saber estar sola me ha hecho independiente y muy valiente. Por lo tanto, sabía que era completamente capaz de afrontar este reto y, lo que es más, lo iba a disfrutar a tope. Iba a ser una auténtica aventura.

En NY aproveché mi tiempo libre al máximo: cogí el ferry a Staten Island para hacerme fotos con Mrs. Liberty, visité la zona 0, crucé el Brooklyn Bridge (primero hacia un lado, luego hacia el otro), recorrí las calles de China Town y Little Italy, fui de compras, disfruté del ambiente de Times Square, subí al Top of the Rock en el Rockefeller Center, fui al Museo de Historia Natural, entré en la Estación Central, etc. Comí cupcakes, muffins, hamburguesas, sándwiches, m&m’s, … bebí cafés de medio litro… Pero, sobre todo, durante 5 días,estuve rodeada de desconocidos. Era anónima, era INVISIBLE.

Fuente: http://www.taringa.net/posts/imagenes/12584671/Marvel-Hecho-Por-Matt-Groening-Creador-De-Los-Simpsons.html

Una de las características de la mujer infértil es que tiende a evitar cada vez más las relaciones sociales. A mí me ocurre, y de forma muy acusada.  Una buscadora infértil sale a la calle y ve muchas embarazadas, mamás y niños, muchos niños. Primero es la vecina, luego la cajera del súper, luego tu prima, tu hermana, tu mejor amiga, repite tu vecina, repite tu prima, luego tu ex-compi del cole, repite tu hermana, etc.  Nueva llegada, nuevo brindis por la nueva suertuda. Y tu brindis nunca llega.

Pero en tu casa estás a salvo, allí no llegan las botellas de champín.  No es que te sientas feliz en casa, el problema sigue allí sin estar resuelto y sin saber si se va a poder resolver de la forma que te gustaría y/o cuando te gustaría, pero, al menos,  no sufres. Así que, poco a poco, cada vez eliges mas a menudo quedarte en casa.

En Nueva York no había vecinas, primas, cajeras del súper ni hermanas. Ni yo conocía las circunstancias de la que pasaba a mi lado ni ellas la mía. Veía embarazadas y mamás de las cuales no podía decidir si eran demasiado jóvenes o demasiado viejas, si tenían más hijos, si les había costado quedarse embarazadas o no. Ni siquiera las iba a volver a ver nunca más. Ellas tampoco iban a mirarme a mí pensando que se me estaba pasando el arroz, o que parecía que tenía dificultades para tener hijos; como mucho podrían pensar que tenía pintas de turista española. Allí desaparecían todos mis fantasmas.

A la vuelta de mi viaje, pronto volví a recuperar a mis antiguas enemigas, las emociones negativas. De nuevo el pánico a ir más allá de la puerta de mi casa. Volvieron la ansiedad, la angustia, la deseperación, el miedo, la tristeza.

Sin embargo, yo soy la misma en mi ciudad que en Nueva York. Pero…si puedo ser feliz en Nueva York, ¿por qué no puedo serlo en mi ciudad?

Desgraciadamente, ni soy Marvel Echo ni creo que el súper poder de hacerse invisible fuese bueno para una buscadora infértil, pero algo que sí que tengo que conseguir es corregir la forma en que proceso, actúo en consecuencia, guardo la información relacionada con la maternidad que me llega del exterior y posteriormente redirijo mi pensamiento.

Voy a recopilar información sobre técnicas para redirigir pensamientos y trataré de publicarlas en otro post una vez que las haya puesto en práctica para comprobar si son efectivas en mi caso.